fbpx

De cuarentena a setentena

NO PERDAMOS LA FE, NI LA ESPERANZA… ¡TODO PASA!

Pues sí, estimados amigos… si tienen la suerte de no haber parado de trabajar por el rubro al que se dedica su empresa, ¡enhorabuena! Esfuércense, háganlo con amor y entrega, pues son una minoría. Ustedes están apoyando la economía del país.

Si está en su casa porque su empresa tuvo o la mandaron cerrar, aproveche el tiempo lo mejor que pueda.

Limpiar, ordenar, ayudar en las labores de la casa, reflexionar en cómo seguimos, conversar distendidamente y pensar qué haremos para sobrevivir esta situación y que las tensiones entre los tres poderes de nuestro querido país, no lleguen a extremos peligrosos que nos lleven a conflictos complicados que nos hundan más económicamente.

Aunque el dinero no da felicidad es necesario para sobrevivir, pues todo hay que comprarlo.

Las lecciones que estamos aprendiendo nos servirán para el futuro sobre la importancia de la convivencia, la austeridad y el ahorro.

Por lo menos tres o cinco años serán necesarios para la recuperación de lo perdido, pero ya sucedió en otras ocasiones y pudimos con nuestro esfuerzo recuperarnos.

Grandes sismos, conflictos bélicos civiles, guerras mundiales y sus efectos colaterales, enfermedades graves en uno mismo y la familia, fallecimientos de seres queridos, divorcios, separaciones, quiebras de empresas…

La vida para cada persona, cada familia, cada empresa y cada país, pasó cada cierto tiempo por momentos complicados como el que estamos pasando y seguiremos soportando un par de meses más hasta que se normalice poco a poco la situación de trabajo y negocios.

No perdamos la fe ni la esperanza que esta pandemia pasará.

Respetemos lo que ya sabemos que tenemos que hacer y no hacer, evitemos contagiarnos, principalmente por el bien de la familia y la conservación de la vida.

Para nadie en ninguna parte del mundo está siendo fácil lidiar con la pandemia. Hagamos cada uno lo que corresponde sin arriesgarnos y cuando pase, pensemos en cómo recompondremos la economía personal, de la familia, de la empresa y del país.

Esté atento a nuestros programas online que le serán útiles para abrir de nuevo su empresa.

Mientras tanto, si está trabajando sígalo haciendo con calidad y productividad, y si está en su casa por la «SETENTENA”, que la pueda sobrevivir dignamente, tenga un buen lunes y una semana tranquila.

Pedro Roque

2 comentarios en “De cuarentena a setentena”

  1. Excelentes reflexiones, bien analizada la situacion actual y recomendaciones practicas, utiles para sobrevivir estos dias y aplicar las lecciones para el futuro, tanto personal como en la familia; inculcar el habito del ahorro y la austeridad a nuestros hijos y demas familia. Felicitaciones por su empeno en educar a la Sociedad en que vivimos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *