fbpx

El Día de los “Pagaimpuestos”

Todos los años celebramos un día especial para cada uno, el día de nuestro cumpleaños y con el tiempo las autoridades determinaron celebrar El Día de la Madre, El Día del Maestro, El Día de la Independencia, el Día de la Tierra, el Día de la Navidad entre otros.

Busque en internet el “Día de los Pagaimpuestos” y parece que no existe… Como en los países democráticos, los gobiernos recolectan los impuestos a través del Ministerio de Hacienda, en reconocimiento de los ciudadanos que los pagan, debieran decretar el “Día de los pagaimpuestos” pues bien sabemos que muchos ciudadanos que sí utilizan las infraestructuras del país no los pagan y otros no lo hacen correctamente.

A decir verdad, los salvadoreños pagaimpuestos son quienes sufragan todos los gastos, malgastos, inversiones acertadas, malas inversiones, la planilla de todo el personal en el Estado, todos los subsidios incluyendo a los buses, los préstamos, que si el país tiene credibilidad son bajos y si ha perdido confiabilidad como actualmente son muy altos.

Y también de los impuestos de los salvadoreños se pagan, todas las bolsas solidarias que se han repartido y seguirán repartiendo en nombre del Gobierno y no como debiera ser, en nombre de los que pagan los impuestos. Si se fija, USAID la Agencia de Ayuda al Desarrollo de los Estados Unidos dice debajo de sus sigas: “Ayuda del pueblo americano”, no dice ayuda del gobierno americano. Y es correcto, porque la ayuda proviene de los impuestos que paga el pueblo norteamericano. Los gobiernos son temporales y en unos días nuevamente cambiará en EEUU.

Pero volviendo al “Día de los Pagaimpuestos”, aquí podría ser, el “Día de las Elecciones”, cuando salgan a votar y a expresar su opinión los que de verdad pagan todos los gastos y compromisos económicos del gobierno.

Independientemente de los diferentes tipos de votos, como los de quienes están en pro o en contra del gobierno, el voto de enojo, revancha, venganza, resentimiento, vinculación familiar, agradecimiento por las ayudas, ofrecimientos si se gana y otros… Sería bueno que también se votara con el criterio de los Pagaimpuestos, porque al final, son los que seguirán manteniendo al país y sí les debiera importar, qué pasa con los impuestos y la rendición de cuentas.

El Salvador y los salvadoreños nos merecemos elecciones sanas para el mantenimiento de la democracia a largo plazo. Y con sanas, quiero decir, que el voto sea pensando más proyectando el futuro del país y nuestras familias que en el pasado, más en lo bien que se debieran hacer las cosas, que en todo lo malo y la corrupción presente y pasada, que ojala, algún día se compruebe y juzgue.   

La política y el país están como los tenemos los que votamos, y pensándolo bien, al final quien dirige al país, son tanto los ciudadanos que votan, como los que no votan. Pues si usted está en el padrón electoral, su voto siempre cuenta. Si vota porque expresa su opinión y gane o no gane la expresó. Pero si no va, además que permite que otros ganen, es como cuando un padre se desentiende de la educación de sus hijos y se enoja y culpa a otros, cuando se portan mal.

Incluso las democracias más antiguas no son perfectas, ya vimos lo que paso en Washington esta semana, y actualmente aquí con el uso de los teléfonos inteligentes y bombardeo con mensajes convenientes, será fácil en los días preelectorales reorientar la decisión de quienes se dejen influir en cual recuadro hacer la “X”, que ahí quedará hasta las próximas elecciones.

En busca de una “Democracia Sana”, sería conveniente incluir el “Voto Pagaimpuestos”, al que sí debiera importarle qué sucede con sus impuestos.

Pedro Roque

1 comentario en “El Día de los “Pagaimpuestos””

  1. Mis mas sinceras felicitaciones por tan excelente artículo. Es de los pocos que he leído en el que el centro del artículo es el que paga impuestos.
    Debo confesar que me dejó intrigado lo de votar según los impuestos. En lo personal me parece que es una idea que se debe de estudiar pues somos los que sostenemos al estado.
    Saludos.

Responder a José D. Brito Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *