Hoy es Noche Buena y mañana Navidad

Casi sin darnos cuenta, quizás por la euforia de ver la luz al final del túnel, que nos dejo la pandemia, concentrados en nuestro trabajo, se nos pasó el año y nuevamente: ¡Hoy es Noche Buena y mañana es Navidad¡

Esta semana, de viaje a Guatemala en autobús y aunque los asientos son cómodos, en las seis horas de viaje que se vuelven largas, decidí recordar las navidades que mi cerebro pueda rescatar, desde mi niñez y juventud, hasta los 18 años en mi ciudad, San Vicente, en mi tiempo de estudiante en Alemania, y después, los años en España y de regreso a mi querido país, desde hace ya algunos años.

He vivido la evolución de la fiesta de la Navidad, de un tiempo en que dábamos gracias a Dios por las bendiciones a la familia, la cena de tamales de sal y de azúcar y a las doce de la noche, los cohetillos de a cinco centavos, los cohetes de a diez, los morteros de a 25 centavos y los más grandes y sonoros, que valían un colón.

Durante las seis horas de viaje rescaté los lugares, las personas, el clima, las fiestas, las tristezas, las alegrías, las amistades, las novias, los parientes y los hijos, con quienes celebramos las navidades a lo largo de mi vida. En el supuesto, que el lector tiene cincuenta años, son cincuenta navidades, que desde los cinco que tiene uso de razón, puede recordar y trasladarse a los lugares y entornos donde las vivió.

En mi caso, San Vicente, Saarbrüken, Kaiserslautern, Ingelheim, Bingen, Gauslheim, Londres, Berlín, Mainz, Valencia, Madrid, San Vicente y San Salvador.

Si hace este ejercicio, y revive esos momentos, espontáneamente vendrán a memoria, las que fueron muy felices, las que solo fueron alegras, algunas menos alegres y las que, todos los años reviven el recuerdo de lugares, personas y circunstancias, que por algo muy especial, se fijaron en su mente para siempre.

Y ahora, ya de nuevo y en la realidad de nuestra navidad, tal como la estamos celebrando, no importa como sea y con quienes, disfrutémosla principalmente, con nosotros mismos y demos gracias a Dios, que seguimos aquí, viviendo como nos toca, pero conscientes de que al margen del barullo, de los cohetes, las luces y los regalos, es un buen tiempo, para cada uno y a su manera, disfrutarlo y gozarlo con las personas que quiere y le quieren, liberándose estos días, del ambiente político, incierto y polarizado.

Ahora, la Navidad es tan comercial, que como fiesta de intercambio de regalos, también la celebran en los países budistas, islamistas, sintoístas, que aceptan las existencia de Jesucristo pero solo como un gran profeta.

¿Cuántas navidades nos quedan por celebrar a cada uno? Nadie lo sabe y, precisamente por eso, es una obligación disfrutarla y desear que para todos, sea un buen tiempo de paz con uno mismo y las personas del entorno, que queremos y nos quieren.

Y si es empresario, no se olvide de celebrarla con sus colaboradores, que le ayudan a que su empresa viva y siga creciendo.

Esta Navidad, sin importar donde y con quien esté, por razón familiar o de vacaciones, cerca o lejos de su casa en el invierno del norte o el verano del sur de la tierra. ¡vívala con alegría!

¡Feliz Navidad!

Pedro Roque
Todo es más fácil y más sencillo con sentido común.

4 comentarios en “Hoy es Noche Buena y mañana Navidad”

  1. Gracias Ing. Pedro Roque, igualmente le deseo una muy Feliz Navidad al lado de su querida familia y muchas bendiciones para el 2024! mucha salud, larga vida, prosperidad, amor, paz y alegrias!

  2. Que bueno traer a la memoria todos los recuerdos de las navidades en familia y amigos la alegría en diferentes lugares que hemos pasado en nuestra vida no siempre hemos pasado la navidad en el mismo lugar y con las mismas personas disfrutando de nuestras tradiciones del nacimiento del niño Dios y la comida típica de las navidades como Salvadoreños y disfrutar de la quema de pólvora.
    Feliz Navidad para todos y en especial para mi amigo ing. Pedro Roque.

  3. Gracias Pedro, tu articulo me gusta, me puso a recordar pasadas navidades y decidí que esta, como muchas otras, que tengo la dicha de pasarla con seres queridos, la disfrutaré mucho. Gracias nuevamente y que Dios te permita en una Feliz y bendecida NAVIDAD, en unión de tu familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *