fbpx

Incertidumbre versus certeza…

La incertidumbre, además de un concepto estadístico expresable en términos numéricos que se entiende como la probabilidad de que algo suceda o no, para mí y supongo que también para usted, lo peor de lo incierto es el sentimiento inquietante de falta de seguridad que nos crea sobre el desarrollo de los acontecimientos en los entornos familiar, social, laboral, nacional y lo que sucede el mundo.

La certeza es lo contrario, lo evidente, la cualidad y calidad de lo cierto que vivimos y sentimos en el presente o lo que sucedió en el pasado. Por ejemplo, si está leyendo este artículo, tiene la certeza que está vivo y está viendo el periódico o la pantalla de su dispositivo electrónico.

Aquí tenemos certeza solo sobre que estamos en tiempo de lluvia con días soleados y lluviosos, viviendo en estado de excepción, asolados por las tormentas y la destrucción que dejaron a su paso.

Y al mismo tiempo sentimos la incertidumbre de si con el cambio climático habrá más huracanes del pacífico y el atlántico, que Dios mediante, se conviertan en tormentas tropicales.

Además con la incertidumbre en el ámbito económico y financiero del país, la inflación que ha incrementado los precios de las materias primas para la alimentación que por lo que vemos en los supermercados seguirán creciendo con el pretexto de los conflictos bélicos que van para largo.

Pues yo creo que frente a lo deprimente y desmotivador de las previsiones y premoniciones sobre el cambio climático, la inflación, la deshumanización tecnológica, los conflictos bélicos, el desempleo, la emigración, el precio del petróleo, los desengaños con las criptomonedas, el estado futuro de la nación y sus finanzas, que el pan y las tortillas por el mismo precio son más pequeños y otros riesgos de los que se nos advierte a nivel nacional y del mundo, la solución es prepararse para afrontar las incertidumbres con acciones sencillas.

Por ejemplo:

  • Contra la inflación y la subida de precios de los productos, si revisa las cosas que tiene se dará cuenta, que de las que necesita tiene suficientes para uno año y en los próximos doce meses no necesita comprar nada, mejor ahorre y cambie su tarjeta de crédito por una de débito.
  • Si se pesa, se dará cuanta que le vendría bien perder unos kilos y puede aprovechar para reordenar su régimen alimentario y solo comer para energizarse, en lugar de como en un restaurante de “eat all you can”, comer y comer hasta enfermarse.
  • Si está utilizando su carro para ir a lugares cercanos, mejor camine, quemará calorías y ahorrará combustible.
  • Revise los consumos de agua y energía y enseñe a su familia a ahorrar y a eliminar el desperdicio.
  • Si tiene trabajo sea un excelente empleado, pues con la recesión que viene habrá reducción de personal y es mejor no estar en la lista con nombre y apellido, de quienes la organización puede prescindir.
  • Reduzca su consumo de internet y lea los libros que compró y le están esperando.
  • Si está planeando viajar al extranjero, mejor haga turismo interior, tenemos un país lindo.
  • Si tiene una empresa, revise si los procesos y si los sistemas están funcionando adecuadamente, desde la entrada de materias primas hasta la salida de los productos y páselos por los filtros de producción, calidad, productividad y rentabilidad.
  • Una alternativa excelente la encuentra en la ISO 31000, gestión del riesgo.

Pero volviendo al título, la incertidumbre en los ámbitos políticos, empresariales y sociales es creciente y de lo único que tenemos certeza es de los resultados del pasado y de lo que hagamos cada uno preocupándonos menos u ocupándonos más, manteniendo los pies sobre la tierra.

A más incertidumbre, más certeza, con acciones sencillas eficaces y eficientes, personales y profesionales… ¡Ponerse las pilas! es la recomendación. Pase un buen domingo.

Pedro Roque

1 comentario en “Incertidumbre versus certeza…”

  1. Muy buenos consejos para prepararnos ante la crisis económica, como dice el Ing. Roque debemos poner los pies sobre la tierra y actuar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.