Los pájaros y las ramas

Leí hace unos días este pensamiento: “Los pájaros no tienen miedo que las ramas de los árboles se rompan, porque su confianza no está puesta en las ramas, sino en sus alas”.

Esta reflexión nos puede servir para hacer una autoevaluación y determinar, si tiene sus alas listas por si la rama se quiebra, pues la situación, se puede aplicar a cada persona.

¿Qué pasaría si su rama de pronto se rompiera? Por ejemplo, si como en la película, “Hombres de negocio”, si no la ha visto se la recomiendo, una mañana que llega a su trabajo supermotivado porque consiguió un excepcional tiro de golf, sus colaboradores que le esperan en una sala de reuniones se extrañan de que esté tan contento y que aun no sepa, que la división de la empresa que dirige, la alta dirección la ha disuelto, y cuando va a ver a la directora de recursos humanos, que lo está esperando con su asistente, solo le dicen que por sus años de trabajo, le corresponden doce semanas de indemnización.

Molesto y descepcionado de la empresa a la que se ha dedicado de lleno, recoge sus cosas personales y se va a su casa. Se acaba la indemnización y aun no ha consegido un nuevo trabajo.

Recien graduado de bachiller industrial en el ITI, después de una semana en un taller como tornero, por una pieza que habiéndola fabricado según el plano, cuando la entregué al encargado la vio y no me dijo nada. El siguiente lunes, despues de haberme cambiado y listo para seguir, llegó el encargado y me dijo que ya no trabajaría ahí y que me fuera a mi casa.
Por eso entendí perfectamente lo que sucede en la película al gran jefe de ventas, que en menos de dos minutos fue despedido, porque la gran empresa estaba reorganizándose.

Siempre que hay una adquisición de una empresa, sucede algo parecido y el lector posiblemente conozca casos en nuestro entorno.
Pero el punto al que me quiero referir, sin el mínimo ánimo de poner en duda su capacidad, es si cada uno en su entorno profesional y especialidad, estamos listos para reaccionar, si sucede una reorganización en el área de la empresa que trabaja, o en el departamento de algún ministerio que deciden reorganizar y lo llaman para agradecerle su tiempo de trabajó.

Está sucediendo en empresas familiares, cuando se produce un cambio generacional y los que siguen, no tienen vinculación con los empleados que el padre contrató y están desde hace muchos años en la empresa.

Y la pregunta: ¿Qué haré si de pronto me despiden, incluso recibiendo la indemnización, es de lo que se trata este artículo? Para asegurarnos, debiéramos estar claros sobre nuestras fortalezas, en cuál rama del árbol trabajo y si tecnológicamente estoy listo para reaccionar y cambiar de empresa y lugar de trabajo en cualquier momento.

Creo que respondiendo a esas preguntas, puede tener un autodiagnóstico para definir qué hacer. Quizás salir del letargo de la zona de corfort y prepararse, para además de aprender algo nuevo, no caer al suelo, si cortan la rama del árbol en la que trabaja.

Conozco situaciones de amigos que trabajaban en organizaciones financieras, que fueron adquiridas por otras, y tambien de empresas, que fueron compradas por multinacionales.
Cosas que pasan, quizás no tan fáciles de entender… Cada vez que leo que empresas reducen personal por intergación de procesos, o caídas de la demanda, son ramas que se rompen y muchos pájaros, si no están listos para volar, se quedan un buen tiempo sin trabajo.

Mi recomendación. Ponerse las pilas y actualizarse, o prepararse para iniciar un negocio en el que tenga experiencia.

Pedro Roque
Todo es más fácil y más sencillo con sentido común.

1 comentario en “Los pájaros y las ramas”

  1. Tener confianza personalmente y adaptarse a los cambios que se van dando en el camino en el ámbito empresarial. Como el pájaro en la rama del árbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *