fbpx

Ya somos “Comeplástico”…

Antes, permítanme unirme a los cientos de millones de ciudadanos de todo el mundo que piden parar la guerra en Ucrania. A través de las redes sociales y las noticias, estamos online, sintiendo el sufrimiento de las personas por los ataques a las ciudades. Muchos muertos, heridos, huérfanos y la destrucción de edificios. Independientemente de como la historia de cada lado argumente y justifique la guerra, lo preciado de la vida no se puede recuperar. De la de aquí, después de 30 años, aun se tienen secuelas de lo destruido, el desengaño de la población sobre los motivos y el retraso en la agricultura y las industrias que no se han modernizado, además, los cientos de miles de salvadoreños que siguen buscando su futuro en otros países…

Y con el título “ya somos comeplástico”, me refiero a la ingestión de “microplástico” debido a que ya se encuentran en las cadenas alimentarias de la fauna marítima, la tierra, los vegetales y la polución medioambiental.

Los microplásticos son partículas detectables solo con microscopios, desde cinco centésimas de milímetros hasta más pequeñas en micras. https://www.enestadocrudo.com/donde-estan-microplasticos/

¿Y de donde viene? De la desintegración lenta del plástico en los mares, la tierra, la agricultura y en el procesamiento de todo tipo de carnes blancas y rojas.

Esta semana se realizó en Nairobi, la capital de Kenia, la cumbre de la ONU para entre los cien países participantes proponer acuerdos vinculantes internacionales y aplicables en la práctica para la reducción de la producción y la utilización de los plásticos.

En los océanos hay cinco grandes islas de plásticos y basura flotante, que solo la que está en el Atlántico entre América y Europa, es más grande que el territorio de Francia y sigue creciendo. Las corrientes marinas arrastran el plástico que llega al mar de todos los ríos del mundo hacia estas cinco inmensas islas flotantes, que juntas son más grandes que Australia.

El 3 de julio de 2021 entró en vigor en la Unión Europea una directiva que prohíbe la fabricación de productos de plástico de un solo uso, por ejemplo, cubiertos de plástico, platos, pajillas, palitos para revolver el café, palitos para sostener globos, plásticos oxodegradables, contenedores alimenticios y tasas de poliestireno.

Aquí la polución de plástico abunda por doquier. En una playa en Cangrejera, en la distancia de 20 pasos recogí 24 piezas de plástico, entre botellas, tubos de crema, tapones, envases de refrescos y juguetes. Y así de contaminados están los ríos, lagos, lagunas y hasta las quebradas.

Supongo que las gremiales del plástico están tomando medidas preventivas, pues más porque en algún momento también aquí se aplicaran leyes como las de la Comunidad Europea, se debe actuar buscando alternativas por sentido común, responsabilidad social y el amor al país que ya esta muy polucionado.

Es cierto que la producción de plástico ha facilitado la vida y reducido los precios, porque nadie incluyó en el precio de los productos el costo del reciclaje y la recuperación del plástico.

Por lo menos los próximos diez años se continuará produciendo y utilizando plástico por su versatilidad y la factibilidad de conformarlo. Si se fija, en los automóviles, desde los pequeño hasta los más grandes, el 60% de la carrocería es de plástico, y a estos hay que sumar el plástico de miles de productos que utilizamos.

Pues según una universidad de Australia y otras que han investigado las cadenas alimentarias, ya ingerimos 250 gramos anuales de microplásticos, que para hacerlo inteligible, los investigadores aseguran que semanalmente comemos el plástico de una tarjeta de crédito. https://www.enestadocrudo.com/cuanto-microplastico-comemos/

Reducir la producción y consumo de plástico, conviene a la humanidad. Medidas existen, por ejemplo, la propuesta de la ONU de las 6 Rs. Falta la voluntad de aplicarlas. ¡Manos a la Obra!

Pedro Roque

1 comentario en “Ya somos “Comeplástico”…”

  1. Martín Benavídez

    Esta interesante el tema del plástico y como podemos hacer del buen uso del mismo después de consumo envasado y no dejar que el destino lo lleve a las quebradas, ríos y llegar a los lagos y mar y evitar tanta contaminación del medio ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.